Shadow of a doubt

Etiquetas

, , ,

En 1943 se estrenó Sombra de una duda, la treintava película de Alfred Hitchcock. Estuvo interpretada por Joseph Cotten y Teresa Wright, en sus papales principales, y el guión fue de Thorton Wilder Uauor (que, entre otras obras, era autor de la novela El puente de San Luis rey). La música -crucial para generar el clímax en la narración- fue de Dimitri Tiomkin, que también musicaría Crimen perfecto y Extraños en un tren.

Un hombre -hermano y tío perfecto para su hermana y su sobrina- recala en la casa de su familia huyendo del marcaje de unos detectives que le consideran sospechoso de ser el autor de unos asesinatos en serie. La imagen del hombre es idílica para la hija de su hermana, pero la duda nace en ella cuando los detectives -que actúan de camuflaje- se le sinceran.

Sombra de una duda es una película que atrapa desde el principio, poniendo al espectador en la piel de la chica embelesada por el asesino. Encuentro -sin embargo- muy forzado que la protagonista se ponga en peligro habiendo sido motivo de una tentativa de asesinato. La escena en la que casi la tiran del tren es intensa.

Digna de ver, con todo.

Kosta

Etiquetas

, , ,

KOSTA (The Paradise), se estrenará en exclusiva en Orange TV

Después un verano en el que me he dedicado a ver series del conocido como nordic noir, ahora le llega el turno a Kosta, rodada a caballo entre Finlandia y el sur de España. Fue estrenada a primeros de este 2020 en la televisión finlandesa.

Kosta nos narra la investigación que lleva a cabo la policía nacional española a partir del asesinato de una familia finesa -o finlandesa- de vacaciones por Andalucía. Viene a colaborar en la investigación una miembro de la policía de Finlandia, que actúa a instancia de la madre del hombre asesinado.

He visto el primer capítulo y la serie parece que promete. Ya veremos.

El negocio del miedo.

Etiquetas

-Te concedo que la valentía es imprescindible para solucionar los problemas.

A veces obtengo una fuente de sapiencia confrontando a mis amigos, y hoy es Teresa quien responde a Alejandro. Les refresco la memoria: Teresa es una amiga que algunos calificarían de neoliberal, y Alejandro es el octogenario con quien departo en bastantes ocasiones. Es ella quien ha respondido a mi amigo.

-Pero no siempre debe ser uno quien se exponga -la mujer matiza su aseveración.

Le diría que su afirmación choca con su harta convicción del individuo que se hace a sí mismo, se gestiona a sí mismo y se defiende a sí mismo. Pero Alejandro -que la ha visto venir desde el minuto cero, en que los he presentado- se me adelanta.

-La cultura del miedo no tiene que ver con lo que en realidad pasa, sino con lo que se dice que pasa -afirma él, y le hace una pregunta: -Por ponerte un ejemplo, ¿tú sabes cuántos robos se cometen de cierto al cabo del año en tu barrio?

Muchos, dice Teresa.

-¿Muchos? ¿Cuantos son muchos? ¿Más muchos que hace una año o menos muchos que entonces?

Ella no tiene el dato, pero tampoco le caben dudas: más que antes.

-Ta habrás puesto alarma, supongo.

-Por supuesto. La administración es incapaz de protegerme.

-Sin embargo, llegado el caso, la central de alarmas llamará a la policía. Pero dime, ¿cuantos intentos de robo has padecido desde que tienes alarma?

Ninguno, dice ella: precisamente porque me he puesto alarma.

-Pero se de muchas personas que sí. Bueno, yo no lo sé, pero la gente sabe de ellas.

A veces -pienso- me fascino de la rapidez con la que aparece el vendedor de alarmas cuando se ha cometido un robo en el barrio (o cuando se dice que se ha cometido).

-Hay más gente que vive del miedo -sigue Alejandro-. Existe una caterva de aspirantes a mandatarios que, a falta de nada mejor que ofrecer, prometen seguridad. ¿Hay algo más subjetivo que la sensación de inseguridad? -dice mi amigo-. Pocas cosas son más veleidosas, y al tiempo enervantes.

-Pero a la gente la roban y la matan.

-Sin duda, y hay quien ocupa propiedades ajenas -sabe Alejandro-. Pero pongamos cada cosa en su sitio: a esta caterva -sé que habla de los políticos- le importa un bledo solucionar el problema. En realidad, el único que les atañe es el de llevarse un sueldo que en su puñetera vida lograrían ni con su formación ni en un trabajo útil. Y si para ello es preciso fomentar la existencia de los problemas, no dudan en ser los primeros en hacerlo.

Pero si el trabajo que hacen no es el de aportar soluciones, no es útil, concluye Alejandro. Y si no es útil, tampoco es digno: vendas lo que vendas.

El comisario Montalbano

Etiquetas

, , , ,

Endrea Camilleri nos legó, dentro de su inmensa producción literaria, un enorme número de novelas y relatos protagonizadas por el comisario Montalbano. La primera data de 1994 –La forma del agua– y la última de 2019, más su entrega póstuma: Riccardino. Es harto conocido que, al dar nombre al policía, Camilleri hizo un homenaje al escritor Manuel Vázquez Montalbán.

La RAI realizó un total de 36 entregas de la serie entre 1999 y 2020, protagonizados por Lucca Zingaretti, con capítulos de larga duración.

Cuando me acerqué a las novelas de Camilleri imagine un Montalbano que no se correspondería con el de la serie. Y sin embargo me agrada el personaje televisivo. Zingaretti interpreta a un comisario muy italiano y muy sicialiano, buen comedor y muy amador, que vive en un lugar privilegiado. Un hombre astuto que es capaz de desentrañar los casos más difíciles, salvando los obstáculos que se le presentan. Pero que no deja de interpretar a un personaje de temperamento, pero a la vez sensible y humano.

Montalbano es uno de esos personajes especiales en la novela negra mediterranea, como los son Jaritos, Maigret y Carvallo. Su caracterización en la serie televisiva es acertada, para mi gusto (aunque ya se sabe que, para gustos, los colores).

Entre 2012 y 2015 se presentó una precuela titulada El joven Montalbano, protagonizada por Michelle Riondino.

Una serie digna de ver.

Desde esta latitud.

Etiquetas

Se acaba agosto y, aunque queda septiembre y parte de octubre, otra vez siento que se nos escapa el verano. Lo cual no es ninguna novedad: ocurre cada año, ya debería uno estar acostumbrado. Pero el final de este estío trae connotaciones que son nuevas: la sensación de haberlo desaprovechado o –para los que siempre ven el vaso medio lleno- de no haberlo aprovechado del todo. Ni más ni menos que como lo que antecedió del año.

De aquí a tres semanas será otoño, oficialmente. Deseo que no se nos arruine, como lo hizo la primavera. Miro cuanto celebrábamos antaño y nos hemos perdido hogaño (bonita palabra, por cierto): es como para ponerse a llorar, especialmente para los que ya hemos consumido una buena parte de la vida. Sin embargo, ciertos proyectos y esperanzas –unos propios y otros ajenos- hacen que un rescoldo se mantenga vivo. A ver si los necios no lo arruinan.

Vivir y escribir en La Habana.

Etiquetas

, ,

Félix Viscarret dirigió este documental, presentado en 2015, que se ha catalogado como una visión de los cambios económicos y sociales acaecidos en la isla de Cuba. En él podemos ver un número de personajes de las letras y las artes cubanas de los últimos años: desde los utópicos [des]ilusionados de lo que pudo haber sido y ya no será -tomo lo que viene a decir uno de los entrevistados- hasta representantes de las nuevas generaciones, permeables a un sistema económico y competitivo diferente.

Los enfoques interpretativos que se le pueden dar son muchos -seguro que cada cual los ensaya desde su propia ideología- pero es evidente que Vivir y escribir en La Habana gira en torno a la obra de Roberto Padura. De él ya he escrito en estas páginas.

Si traigo el documental aquí es porque, entre otras reflexiones que se hacen a lo largo de él, se indica algo que para mi resulta fundamental: la novela negrocriminal ha superado ampliamente a la novela enigma clásica, y es reflejo y un instrumento para conocer -en muy mayor medida que otras producciones literarias- lo que sucede en una sociedad.

Digna de leer la obra de Padura y ver Cuatro estaciones en La Habana, y también este documetal.

 

Irrational man

Etiquetas

, , ,

Woody Allen escribió el guión y dirigió este film, que se estrenaría en 2015. Sus protagonistas principales fueron Joaquin Phoenix y Emma Estone.

Un profesor universitario de filosofía vive una crisis existencial que afecta a su vida en todos los sentidos, hasta convertirlo en un alcohólico más o menos descontrolado. Una de sus alumnas se siente atraída por él, hasta el punto de dejar al chico con el que estaba prometida. En este punto de crisis del profesor, un día sorprenden una conversación en una cafetería. Una mujer relata como está a punto de perderlo todo a causa de un juez inflexible y arbitrario. Su angustia es tal que le profesor se promete poner remedio a la situación.

Planea el asesinato del juez, seguro de que nadie le descubrirá, ya que nada les liga. Y cuando lo ejecuta, siente que su vida ha cambiado. Sin embargo han quedado cabos sueltos, que su alumna va recogiendo hasta llegar a la convicción de que él es el autor del crimen.

Irrational man no es la mejor película de Allen, pero recomiendo verla.

Mr. Brooks.

Etiquetas

, , , ,

Bruce A. Edvans dirigió Mr. Brooks en 2007, bajo un guión propio. Fue interpretada en sus papeles principales por Kevin Costner, William Hurt, Demi Moore y Dane Cook.

Un esposo modélico, con una vida de éxito, es -en su personalidad desdoblada- un asesino en serie. Habla con su alter ego, encarnado por un hombre imaginario con quien debate, y asesina a parejas, dejando una huella en sangre como marca de identidad. Una mujer policía hace tiempo que trata de localizarlo, aunque ella también tiene graves problemas personales.

Un fotógrafo mirón sorprende uno de los asesinatos y trata de chantajear al criminal: le exige ser testigo de su próximo crimen. Al tiempo, la hija de nuestro protagonista es sospechosa de asesinato, y él tema que padezca su misma fijación por el crimen.

Las trama de Mr. Brooks es ampliamnete enrevesada. Sin embargo, este film psicológico fluye sin problema, manteniendo en vilo al espectador.

Muy digno de ver.

El cuerpo.

Etiquetas

, , , ,

Oriol Paulo dirigió El cuerpo en 2012, y fue también el autor del guión. El film fue protagonizado por José Coronado, Belén Rueda y Hugo Silva.

El cuerpo es la historia de una venganza. Un policía debe investigar la desaparición del cadáver de una mujer, mientras se encontraba en el depósito. La mujer dirigía unos importantes laboratorios y el policía sospecha que su marido es el culpable de la desaparición, para evitar que se descubra que él mismo la ha asesinado para hacerse con su fortuna.

Se trata de un thriller psicológico, tenebroso -la acción de desarrolla en una noche de lluvia torrencial, en un depósito de cadáveres-, repleto de tensión, con abundantes giros y final sorpresa.

Digno de ver.

Sherlock

Etiquetas

Connan Doyle es el padre del detective por antonomasia de la novela enigma, pero el personaje ha traspasado a su autor, actualizándose. Esta semana han puesto en la tele una de sus versiones, alejada de la que en los años cincuenta del pasado siglo interpretó Peter Cushing. Sherlock era allí astuto, reflexivo y valiente, pero clasista y algo almibarado. El Holmes que interpreta Robert Downey Jr. no deja de ser elitista -se mueve en altos ambientes-, pero tiene mucho de barriobajero, pendenciero y egocéntrico.

Watson no es aquí el personaje furgón-de-cola de versiones anteriores, muy limitado y absolutamente supeditado a su casi mentor. Jude Low interpreta a un médico militar de carácter que aún no sabe cómo soporta a su amigo. A su vez, él es un hombre que juega, bebe, ama, pelea y dispara sin pensárselo mucho.

Me gustan estas variantes.

Guy Ritchie dirigió en 2009 y 2011 a ambos actores en dos aventuras detectivescas. En la primera, Sherlock y Watson han participado en la detención de un lord nigromántico que es condenado a muerte y ejecutado. Pero el hombre vuelve del más allá con un plan que implica acabar con todos los miembros del Parlamento británico, si osan oponerse a sus designios.

En la segunda aventura, el archiconocido Moriarty está confabulando para que las naciones de Europa se declaren en guerra -unos cuantos años antes de la Gran Guerra de 1914- con el objetivo de obtener beneficios con la venta de armas.

Interesantes ambos films. ¿Para cuándo una nueva entrega de la saga?