Etiquetas

, , , ,

Estos pasados días he estado firmando ejemplares de No merecemos nada mejor en el stand de Célebre editorial de la Feria del libro de Madrid. Para los que aún no la conozcan, No merecemos nada mejor es una novela de género negrocriminal. No está basada en ningún hecho real, pero su trama es de la más rabiosa actualidad. Mi editor, Ricard Pérez Braña, explicaba entusiasmado a cuantos se acercaban a su mostrador algo así como que “no sé si te sonará lo que te voy a contar, pero verás…” Y luego venía su sinopsis: un político huye del país después de desfalcar la caja de su partido. Diez años después, la policía chilena lo detiene y desde España se envía a un inspector a recogerlo.

El preso niega que el robara una sola peseta; y, en el último momento, la policía chilena se resiste a entregarlo, ya que lo relaciona con un doble asesinato y con la desaparición de una mujer. Total, que ya tenemos liado el conflicto. Pero no solo allá, sino aquí también: de un lado están los que temen el regreso al evadido; y del otro presionan quienes quieren verlo aterrizar para acusar de corrupción a su antiguo partido.

En escena se sucederán policías españoles y chilenos, en un ambiente saturado de corrupción, de infidelidad y de engaño, donde intervendrán hasta un detective y un mercenario. Un cóctel que conducirá a un punto trepidante y a un final sorprendente.

Entre cuantos se llevaron la novela hubo una muchacha que me dijo que ella era de Santiago, lugar donde transcurre una buena parte de la acción. Estuvimos charlando de algunas localizaciones, que yo conozco personalmente. Otro señor me dijo que el había vivido por años en Badalona, ciudad donde radica Célebre editorial y donde también se desarrolla una escena, hacia el último tercio de la novela. Le hablé del lugar y me dijo que lo recordaba.

No es porque la haya escrito yo, pero te recomendaría que no te perdieras No merecemos nada mejor. Aún seguirá unos días en la feria de Madrid, y también puedes hacerte con ella aquí.