Etiquetas

, , , , , ,

Vera Caspary fue novelista, dramaturga y guionista de Hollywood. Entre sus novelas destaca Laura, publicada en 1943 y llevada al teatro en 1947. Otto Preminguer dirigió la película homónima, estrenada en 1944. Fue protagonizada por Gene Tiemey, Dana Andrews, Vincent Price y Clifton Webb.

Laura ha sido asesinada en su casa por alguien que llamó a la puerta y le disparó a bocajarro en la cara, con una escopeta. La policía interviene y establece quienes son los principales sospechosos: un escritor amigo de la chica, un galán con quien se iba a casar, y una mujer que desea emparejarse con este último. Un teniente de homicidios se involucra al máximo en la investigación.

La película tiene dos partes bien definidas. En la primera se describe quién era la chica y cuál fue su relación con cada uno de los sospechosos. El espectador va haciendo cábalas acerca de quién pudo ser el asesino. Pero a la mitad del film, la mujer que todos creían muerta aparece sana y salva. La muerta es otra: una chica también enamorada del mismo hombre que Laura. La historia da un vuelco, y la propia Laura pasa a ser sospechosa. El policía se enamora de ella -dando un toque romántico al thriller- y no será hasta el final que se descubrirá quién es el asesino y el modo en que actuó.

Laura es una película del tipo novela-enigma, de factura sencilla y fácil de llevar al teatro, años después. La fografía en blanco y negro le otorga una gran belleza, y mantiene en un barrunto constante a cuantos -como yo- tratan de averiguar, fotograma a fotograma, quién fue el criminal.

Muy digna de ver.