Etiquetas

, , ,

En 1943 se estrenó Sombra de una duda, la treintava película de Alfred Hitchcock. Estuvo interpretada por Joseph Cotten y Teresa Wright, en sus papales principales, y el guión fue de Thorton Wilder Uauor (que, entre otras obras, era autor de la novela El puente de San Luis rey). La música -crucial para generar el clímax en la narración- fue de Dimitri Tiomkin, que también musicaría Crimen perfecto y Extraños en un tren.

Un hombre -hermano y tío perfecto para su hermana y su sobrina- recala en la casa de su familia huyendo del marcaje de unos detectives que le consideran sospechoso de ser el autor de unos asesinatos en serie. La imagen del hombre es idílica para la hija de su hermana, pero la duda nace en ella cuando los detectives -que actúan de camuflaje- se le sinceran.

Sombra de una duda es una película que atrapa desde el principio, poniendo al espectador en la piel de la chica embelesada por el asesino. Encuentro -sin embargo- muy forzado que la protagonista se ponga en peligro habiendo sido motivo de una tentativa de asesinato. La escena en la que casi la tiran del tren es intensa.

Digna de ver, con todo.